El blockchain

Un blockchain es una base de datos gigante cuya información se reparte entre varios participantes, conocidos como nodos. Cada uno de ellos transmite un mensaje (token) que puede ser en sí una criptomoneda, como el bitcoin. O se puede utilizar para comprar una casa, alquilar un coche o reservar una habitación de hotel. Es un sistema descentralizado y libertario, pues no lo controla ningún nodo principal y ofrece privacidad y transparencia fiscal absoluta.

El bitcoin

Actualmente se está popularizando la idea de invertir en criptomonedas como futuro tecnológico. Representa el internet del valor donde poder distribuir y compartir activos digitales. Y, aunque hay miles de ellas y todas diferentes, la favorita por excelencia es el bitcoin. Éste ha tenido una rentabilidad muy alta pero ahora está iniciando una recesión. ¿Estará dentro de una burbuja económica que, tarde o temprano, estallará?

Photo Credit: Casinolobby.dk Flickr via Compfight cc

Las burbujas económicas

Éstas se producen cuando un valor empieza a subir como la espuma, y genera la idea de que éste va a continuar subiendo siempre. Entonces sigue aumentando hasta que se alcanza un precio desmesurado, irracional, y es cuando la propia economía regula su precio y lo ajusta a su verdadero valor, llevándolo de nuevo a su precio de origen. Es entonces cuando todo el mundo quiere vender y el precio cae desmesuradamente produciendo el estallido de la burbuja. Para evitarlo, deberíamos saber si dicho valor es real o está sobrevalorado.

Una anécdota afortunada

Un famoso bróker de la bolsa de Wall Street en Nueva York tuvo una interesante conversación con su chófer allá en la época del crac del 29. Resulta que su chófer le comentó que él también estaba invirtiendo en bolsa, comprando varias acciones. El conductor estaba convencido que era un negocio infalible que, con toda seguridad, seguiría subiendo. Fue entonces cuando el bróker se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y al día siguiente vendió todas sus acciones. Pocas semanas después se produjo el temible Jueves Negro donde la bolsa cayó casi un 10%.

Photo Credit: _Hadock_ Flickr via Compfight cc

La opinión de los millonarios

El propio fundador de Alibaba, Jack Ma, manifestó que el bitcoin no es para él. Esta declaración nos alerta que el gran magnate chino no está interesado en criptomonedas basadas en blockchain públicas. Sin embargo, sabemos que su compañía está invirtiendo recursos significativos en el desarrollo de Blockchain. Tenemos otros referentes como Mark Zuckerberg que, en el caso que el bitcoin pase por una serie de mejoras y pueda estar a la altura, no descarta integrarlo en Facebook.

Viajar con criptomonedas

Uno de los problemas de comprar bitcoins es encontrar dónde poder utilizarlos. Sin embargo, esta tecnología ya está integrada en el sector turístico. Un ejemplo sería Destinia, que ya se ha lanzado a incorporarla en su plataforma y permite pagar sus vuelos y hoteles con bitcoins. Pero hay más, Moisés Cano ha emprendido el proyecto de crear su propia criptomoneda para el sector, conocida como touriscoin. El cliente paga en una plataforma en la que le conceden puntos de fidelización convertidos en touriscoins que podrá utilizar en futuras compras en empresas que acepten esta forma de pago.

Photo Credit: dcmaster Flickr via Compfight cc

El impacto en el ecosistema turístico

Estas transacciones no requerirán intermediarios y aportarán transparencia, liquidez y disminuirán el fraude. Pero va a ser una gran revolución porque cada transacción acumulará puntos que mejorará la fidelización del cliente. Además, su tecnología evitará el doble gasto y así podremos detectar las reservas duplicadas y eliminar el overbooking. Incluso permitirá realizar seguimientos de cualquier activo como, por ejemplo, el equipaje de un pasajero. Podría monitorizar las tarifas negociadas y autoejecutarse en contratos inteligentes mejorando el turismo de negocios. E incluso, podría realizar transacciones como los cotidianos check-in, check-out del hotel, contratar paquetes de entretenimiento o reservar un restaurante.

La profecía

Está llegando el fin del dinero físico, se acerca la desaparición de las monedas y billetes. Últimamente nos están abordando con muchísimas noticias sobre el bitcoin. Todo me parece una estratagema, por parte de los sistemas financieros, de los grandes gobiernos, del banco central europeo, de grupos americanos y de la reserva federal de Asia para familiarizarnos con este fenómeno y prepararnos para que, cuando decidan sacar el producto, estemos preparados para comprarlo. Pero para ello, tendrán que seguir esperando pacientemente a que los bancos y los gobiernos le gratifiquen con su apoyo. Los bitcoins son importantes, no van a desaparecer ya que han llegado para quedarse. Pero es importante pensar que no son la única posibilidad. De hecho, éstos antes representaban un 80% de la capitalización de las criptomonedas y ya, a día de hoy, sólo protagoniza una tercera parte. Recordemos que todos podemos crear nuestra propia criptomoneda, sólo se trata de hacer creer al público que ésta vale algo para que la adquiera. Y, para finalizar, me gustaría recordar la base de los grandes expertos, que aconsejan invertir como máximo un 10% de tu patrimonio, siempre y cuando, puedas permitirte prescindir de él.